VIVA CHILE

Unas semanas atrás Chile celebró su día de independencia.  El día actual es el 18 de septiembre, pero las celebraciones (que se llaman ‘Fiestas Patrias’) duraron desde viernes el 14 hasta miércoles el 19.  Este feriado fue una experiencia inolvidable.

Sábado:

Fui a una fonda (fiesta durante el feriado) de mi comuna, Providencia.  Fue muy entretenido, comemos y compré unas cosas a un mercado artesanal que estaba en el parque donde tenían la fonda.  También miré parte de una competición de cueca, el baile nacional de Chile.  Me gusta que tienen un baile nacional, lo más cerca en los estados unidos sería ‘square dancing’ pero no hacemos eso en todos partes y no tiene una historia bonita como cueca.

Cartel de la fonda de la comuna (foto de vivo.cl)

Domingo:

Teníamos un asado a mi casa con mi familia y unos amigos de la familia.  Eso fue FANTÁSTICO.  Comí demasiado (obviamente) y hablé mucho con las parientes de mi familia que no había conocido antes.  Comimos y hablamos todo el día y me sentí mucho como un parte de la familia.  Después fui a una fonda en el departamento de mi hermano chileno.  Habían personas bailando cueca y aprendí unos pasos simples de salsa también.

Lunes:

Viajé a Laguna Verde, un pueblo pequeño en la costa donde mi familia tiene una casita.  En nuestro viaje paramos en Valparaíso y Viña del Mar y mi hermano chileno me mostró cosas de las ciudades que antes no había visto.  Cuando llegamos a la casa teníamos otro asado (hice el fuego con mis habilidades creado por Girl Scouts y haciendo camping con mi madre) y hablé un poco con mi papá chileno sobre su experiencia durante la dictadura.  Eso fue algo muy interesante para mí porque no sabía nada sobre su experiencia antes.  Fue un recuerdo de que eso es una celebración de independencia de los españoles, pero el país estaba encarcelado por una dictadura por muchos años y es difícil por algunas personas acostumbrarse a la libertad.

Laguna Verde

Martes:

El día actual de la independencia.  No hicimos nada.  Dormí en la playa por casi tres horas (después mi cara estaba un poco quemado – woopsies!) y puse mis pies en el océano pacífico por la primera vez.  Estaba feliz que no había presión para hacer algo en este día.  Me recordó de mi familia en los Estados Unidos y como hacemos nuestras celebraciones de la Navidad.  En los días antes siempre estamos haciendo mucho con amigos y familia, pero en el 25 de diciembre tenemos un día de descanso (y comida).

Miércoles:

Para recuperar de nuestro día muy difícil antes (jaja bromas) nos levantamos muy tarde y comimos desayuno a la una.  Después descansamos más y empezamos nuestro regreso a Santiago.  Paramos unas veces,  la primera para comprar empanadas MUY RICAS, y la segunda para ir a un parque con un mirador muy bonita para ver la costa.

Me gustaron muchos mis celebraciones de fiestas patrias.  Fue muy diferente que el 4 de julio en una manera buena.  Me gusta el día de independencia en los Estados Unidos pero no tiene el mismo sentimiento que tiene acá.  Había algo en el aire en esas celebraciones.  Todos estaban felices y orgullosos de ser Chileno.  Habían niños vestido en ropa tradicional y todos llevaban los colores de la bandera.  Come dije antes, fue una experiencia que nunca voy a olvidar.